Historia

Empresa familiar con más de 50 años de historia en el sector hortofrutícola de hueso y pepita.

En los años 60, Emilio Baró fundó Baró e Hijos, S.L, gracias a la situación geográficamente privilegiada, al amor por la tierra y al espíritu innovador, llevamos más de 50 años operando en los mercados nacionales e internacionales con nuestra marca Marquesa, con el único objetivo de hacer llegar al consumidor la buena fruta.

Por una parte el maravilloso enclave en el que nos situamos y por la otra el progreso de las nuevas tecnologías nos permiten fomentar una agricultura moderna y sostenible. Tenemos como máximo objetivo presentar al consumidor productos de máxima calidad con un sabor sublime.

Estamos especializados en el cultivo de albaricoque, melocotón, nectarina, paraguayo, pera y caqui. En la actualidad, Baro e Hijos cuenta con más de 500 hectáreas propias de fruta de hueso y de pepita, en la que destaca el alto porcentaje de plantaciones jóvenes y de nuevas variedades, ubicadas en distintas zonas de la comarca del Segria.

El éxito de la calidad de nuestra fruta viene por la trayectoria y experiencia en el cultivo de variedades seleccionadas y por el cuidado que se le presta a cada fruto desde su plantación hasta su recolección, almacenaje en frío, manipulación y distribución.

Distinguidos por un constante espíritu de superación e innovación.